Calero, sin licencia para entrenar porque el Burgos no llegó a un acuerdo con Salmerón

La entidad burgalesa emitió ayer un comunicado en el que denunciaba que la Federación Española no había tramitado la licencia de su técnico pero sin advertir que con el almeriense no hay arreglo

0
197
Entrenador
Julián Calero, a la derecha, junto a Raúl González. /FOTO: REAL BURGOS

Ver para creer. El Burgos CF lanzó ayer noche un comunicado en el que denunciaba que la Real Federación Española de Fútbol no había tramitado la licencia federativa de su entrenador Julián Calero, quien por esta razón no pudo ejercer desde el banquillo en el encuentro del debut en competición ni tampoco lo podrá hacer en el envite de esta tarde ante el Sporting de Gijón B. Sin embargo, en su manifiesto la entidad obvió un ‘pequeño’ detalle. Y ese es, según ha podido conocer ENTRENADORES FÚTBOL ESPAÑA, que no ha ha alcanzado un acuerdo con su exentrenador José María Salmerón, que ahora está en el UCAM de Murcia pero realmente tenía un año más de vinculación con el Burgos CF, después de haber incumplido las fechas de pago del anterior. Y claro, en este tipo de casos el proceder de la RFEF es muy claro: a un club no se diligencia la ficha de un nuevo entrenador mientras no arregle con el anterior.

El comunicado del Burgos CF fue el siguiente:

El pasado 29 de septiembre, el Burgos CF solicitó, a través de la plataforma Fénix, la licencia como entrenador del primer equipo del Burgos CF de Julián Calero Fernández. Dicha licencia no ha sido tramitada por la RFEF pese a haber sido solicitada con tiempo suficiente, junto con la totalidad de la documentación requerida. A día de hoy, el club sigue sin conocer los motivos por los que no se ha tramitado la licencia de nuestro entrenador.

Este hecho está ocasionando un daño irreparable e injustificado a la entidad y a Julián Calero, al cual se le está privando de poder ejercer su derecho al trabajo, tal como ocurrió en el primer partido de la pretemporada ante el Real Valladolid Promesas y como sucederá mañana en el Sporting de Gijón B.

Tal y como dicta la Ley del Deporte 10/1990 en su artículo 7.1, el otorgamiento de licencias deportivas se entiende como una función pública delegada en la que las Federaciones actúan como agentes colaboradores de la administración. Sin embargo, esta labor no está siendo atendida.

En todo momento el Burgos Club de Fútbol mantendrá la postura de defender sus intereses y continúa a la espera de que esta situación se solucione lo más pronto posible.

El caso es que, como ya vino señalando ENTRENADORES FÚTBOL ESPAÑA, Salmerón y el Burgos estuvieron ‘a los tiros’ en este verano. El equipo quiso prescindir del entrenador y éste acató la decisión pero lógicamente reclamó lo que es suyo. Se llegó a un acuerdo pero no se ha cumplido. El tema está en que la disputa se alargó e incluso propició que la formación murciana tardara en oficializar el fichaje del almeriense cuando ya lo tenía cerrado.