Hidalgo: el calendario también influye para su continuidad

La prudencia dicta que es poco aconsejable cambiar de entrenador en el tránsito de un calendario cargado, aunque ahora que el Sabadell está igualado con el colista Alcorcón tras perder ante el Sporting (3-1) el técnico arlequinado está avalado por el crédito que le otorga su trabajo y porque la mitad de la tabla se encuentra a tiro de piedra en caso de encadenar dos triunfos

0
25
Entrenador
Antonio Hidalgo, en plena rueda de prensa. /FOTO: CE SABADELL

Con toda la razón del mundo, el entrenador del CE Sabadell, el barcelonés Antonio Hidalgo, se quejó en las previas del partido finalmente perdido en la noche de este miércoles ante el Sporting de Gijón (3-1), de que el calendario estaba muy cargado y obligaba a los arlequinados a importantes derroches de esfuerzos. El exjugador de Málaga u Osasuna seguro que estaba pensando en que los arlequinados tendrán que volver a jugar este sábado contra el Fuenlabrada y el próximo jueves ante el Tenerife en el Heliodoro Rodríguez cuando significó que «es una situación difícil para nosotros, ya que jugaremos cada tres días”.

No obstante, también es justo indicar que precisamente esa estrechez de fechas es uno de los factores que están jugando en favor de su continuidad en estos tiempos difíciles en los que la escuadra sabadellense se encuentra en el fondo de la clasificación: es vigésima posicionada con 10 puntos, los mismos que el colista Alcorcón. Y es que al haber poco tiempo entre un compromiso y otro es la propia lógica la que indica que es muy arriesgado sumar a un nuevo inquilino al banquillo, dado que afrontaría los encuentros sin tener conocimiento real de su equipo.

En cualquier caso, otro de los factores que también están jugando en favor del técnico es el hecho de que todo está tan apretado que, por ejemplo, la décimo séptima posición de la tabla, ahora en poder de los propios tinerfeños, está a sólo tres puntos. Es decir, que la situación no es en absoluto desesperada porque encadenando dos triunfos consecutivos casi se podría decir que los arlequinados se quedarían a tiro de piedra de la mitad de la tabla.

Ahora bien, a fuerza de ser honestos hay que recalcar que el mejor aval que tiene Antonio Hidalgo en estos momentos de dificultad es su propio trabajo. Que en el curso 2018/19 fuera capaz de salvar del descenso a un equipo como el arlequinado que se iba a Tercera y que en el siguiente lo condujera a la categoría de plata es algo que le ha otorgado un crédito enorme de cara al Consejo de Administración del club y la propia afición. De hecho, ahora el preparador no está ni discutido.