Antonio Calderón detiene la trituradora de técnicos

En su vuelta al Salamanca, el entrenador gaditano Antonio Calderón consigue que el presidente del club charro, conocido por su gatillo fácil, priorice en "estabilidad por encima de los resultados"

0
479
Entrenador
Antonio Calderón, en rueda de prensa. /FOTO: SALAMANCA UDS
En el fútbol español hay dos trituradoras de técnicos. Uno es el presidente del Lugo CD, Tino Saqués. Y el otro, Manuel Lovato, que es el propietario del Salamanca UD y con quien este curso se la tiene que ver Antonio Calderón. El gaditano, que tras haber dirigido a equipos como el Cádiz CF, el Huesca, el Albacete, el Tenerife, el Fuenlabrada o el Linense, ha vuelto a la escuadra charra, a la que también lideró. Eso sí, el gatillo del presidente del mexicano parece que se encuentra atascado.
“Me dijo que quería estabilidad por encima de los resultados y por eso me ofreció dos años”, ha dicho el dirigente refiriéndose al mandatario en una entrevista en La Gaceta de Salamanca, que es donde incidió en este aspecto. ”Lo de la estabilidad son palabras textuales. Me dijo que no le importaba tanto perder algunos partidos ya que quería estabilidad y que no hubiera cambios de entrenador como en temporadas anteriores. Evidentemente, no le gusta perder como a mí ni a nadie, pero quiere armonía”.
Por otro lado, Calderón comentó que “antes de venir hablamos muchos aspectos que quería que estuvieran claros. Hablamos de que tenía que ser un proyecto estable, con los pagos al día y que no hubiera problemas para que los jugadores pudieran estar centrados solo en el fútbol. Además, también me concedió que pudieran venir mis ayudantes Manuel Robles y Pepe Losada, que son muy importantes para mí. Me lo concedieron y ahora solo nos queda trabajar duro como lo estamos haciendo desde que llegamos”.