Albis, el coleccionista de cromos y de recuerdos

El que fuera jugador del Logroñés, el Deportivo o el Valladolid  vive hoy de las rentas en Málaga después de que su último trabajo en el mundo del fútbol finalizara en 2015, siendo director deportivo de las bases del Granada CF

0
132

El argentino Ricardo Albisbeascoechea ‘Albis’, reside en Málaga disfrutando de las rentas después de haber desarrollado una amplísima carrera como centrocampista que en lo tocante a España le llevó a defender las camisetas de los desaparecidos CD Málaga y CD Logroñés, el Real Valladolid, el Deportivo de la Coruña o la Balompédica Linense. Que se sepa, este que también fuera entrenador del Atlético Malagueño, el Málaga CF o el Granada B se encuentra en la inactividad desde 2016. Desde el mismo momento en el que italiano Gino Pozzo se desprendió de la propiedad de la escuadra de la Alhambra y él dejara de ser su director de fútbol base, que es al que accedió en 2012.

Albis vive con su mujer y dedica gran parte de su tiempo de ocio a los nietos. Y seguramente sigue llevando encima de la cartera todos los cromos que pudo ir recopilando de su etapa como jugador en España, sino también en Argentina. Y no crean, cuando estuvo trabajando en la escuadra andaluza le eran muy de utilidad para hacerle ver a los jóvenes valores a los que guio en su proyección que pocos mejor que él para hacerlo. Porque aunque no lo pareciera había sido futbolista de la máxima categoría española.

Albis, que tiempo atrás también había ejercido como director deportivo del Lucena, un equipo de Córdoba que llegó a militar en el grupo cuarto de la Segunda B, o incluso a tareas de intermediación, dejó en Granada la impronta de ser un tipo honrado, facultado y muy trabajador. Incorporado de la mano del expresidente Quique Pina, pronto se hizo con un sitio en el equipo nazarí. Pues es verdad que fue respetado y querido a partes iguales.

Y siempre, queriendo permanecer en un segundísimo plano. Tras haber estado bajo ellos durante muchos años, siempre pretendió pasar inadvertido. Eso sí,  sin dejar de olvidar su pasado. Porque la afición de Málaga, La Coruña, Logroño o incluso La Línea se sorprendería de su capacidad retentiva para almacenar en su memoria hechos, partidos o nombres de compañeros al que fue siguiendo con discreción para acabar sabiendo del paradero de muchos de ellos.

Y es que el que es gran amigo del exjugador de Málaga, Poli Ejido, Jaén o Melilla Pablo, hoy entrenador de Xolos de México, se trata también de un gran coleccionista de recuerdos. Y en eso no le influye en nada que ya ande por los sesenta años, porque es que se encuentra en forma.