Aitor Larrazabal salva los muebles

Logra que el Gernika venza al Izarra y deje la última plaza del grupo II de Segunda RFEF

0
486
Larrazabal, en el transcurso de un encuentro. /FOTO: SALAMANCAUDS

Aitor Larrazabal, míster del Gernika Club, inició la jornada como colista del Grupo II de Segunda RFEF, situación incómoda para los forales que afrontaban un duelo directo en la lucha por salir de la zona roja de la clasificación con el CD Izarra penúltimo clasificado. Una final en toda regla. (SIGUE DEBAJO)

El míster vizcaíno pese a la delicada situación de su equipo, de momento no estaba siendo cuestionado en su labor por parte de la junta directiva encabezada por Koldo Zabala. Pero los números cantan por sí solos y los cinco puntos sumados en las siete primeras jornadas de competición ponen las orejas tiesas al más pintado. (SIGUE DEBAJO)

Joaquín Caparrós convulsiona el mercado de Segunda

La experiencia de Larrazabal es un aval al que agarrarse y el partido frente a los de Estella se afrontó como un punto de inflexión para comenzar el despegue de los de Urbieta. Lo igualado de esta categoría hace concebir esperanzas a un míster cuajado en mil batallas y a una plantilla con argumentos suficientes para sacar la situación adelante. (SIGUE DEBAJO)

Imanol de la Sota devuelve la sonrisa a la afición del Barakaldo

A la postre la victoria por dos goles a uno, cede el farolillo rojo a los navarros y acerca a los vizcaínos a dos puntos de la permanencia. El primer paso para salir de esta delicada situación ya está dado y seguro que afrontan su próximo encuentro en Tarazona con otra cara y con el equipo menos agarrotado.