Las horas más sonrojantes para Carlos Terrazas

Tras el descenso a Preferente al entrenador bilbaíno se le cae el proyecto del equipo femenino, uno de los estandartes sobre los que se sustenta el Hogar Alcarreño

0
3099

El bilbaíno Carlos Terrazas vive la cara más amarga del fútbol en el Hogar Alcarreño, el conjunto de Guadalajara con el que en 2019 se comprometió por seis temporadas con el objetivo de conducirlo desde Regional Preferente a la Segunda división. (SIGUE DEBAJO)

En primer término porque tras subir el primer escalón la formación de Guadalajara se acabó resbalando y volvió a sus orígenes. El curso pasado se estrenaba en Tercera RFEF tras el ascenso previo pero lo cierto es que la campaña fue un verdadero desastre y tras bajar volverá a competir en Regional Preferente.

Pero es que a Terrazas, el auténtico factótum de la entidad, se le cae uno de los pilares más importantes sobre los que se sustentaba su proyecto. Según avanzó Guadalajara Diario, las féminas ni quieren, ni estiman, ni valoran a Terrazas, y de ahí al abandono de la plantilla al completo, marchándose las jugadoras a diferentes equipos de la capital y la provincia.

El conjunto femenino, uno de los proyectos por el que con más ahínco trabajó la directiva saliente, hasta conseguir su formación, ha visto como, durante el transcurso de la pasada temporada (primero de Terrazas y su equipo de trabajo) se le tenía totalmente desatendido y abandonado a su suerte, para enfado y descontento generalizado de un grupo de jóvenes deportistas que, como consecuencia, han decidido salir de un club donde no se las valoraba lo más mínimo.

El filial del Athletic, la Gimnástica de Torrelavega, el Burgos CF, la AD Ceuta, el Eibar, el Real Jaén, el Mirandés y la Ponferradina son equipos que dirigió Terrazas en categoría profesional.