La labor de Quique Pina en el Real Murcia crea un auténtico cisma interno

El director deportivo Manolo Molina recela de la labor del exdirigente del Granada y el Cádiz, con el que tiene diferencias notables futbolísticas notables. De ahí a que el afamado representante de momento sólo esté ejerciendo de manera externa en el cuadro grana

0
923
Quique Pina junto a Compagnucci, el primer jugador qque acercó a la escuadra grana. | PRENSA REAL MURCIA

La anunciada incorporación al Real Murcia del expresidente del Granada CF o el Cádiz CF Enrique ‘Quique’ Pina Campuzano ya ha generado un auténtico cisma interno en la propia formación pimentonera. Y todo, pese a que el papel que desempeña el gestor es como asesor externo, pues los recelos que despertaron su fichaje supusieron que tuviera dar marcha atrás el presidente Agustín Ramos (VÍDEO EXPLICATIVO ABAJO).

Todo viene, se ha acabado destapando, porque el director deportivo de la escuadra grana, Manolo Molina, piensa que es mejor que Pina no ejerza las funciones de manager general que estaba llamado a desarrollar. Y esto es así porque entre la figura de uno y otro hay importantes diferencias. La principal, la filosofía que tienen del fútbol y forma de conformar la plantilla, que a juicio de Quique Pina tiene que presentar a jugadores caros y de reconocido renombre futbolístico para que el Real Murcia alcance su objetivo de ascender a Segunda A o por lo menos conseguir disputar la fase de ascenso. El ex del Real Madrid o el Getafe Pedro León ha llegado bajo a estas premisas a la entidad.

Molina, junto al entrenador Mario Simón, tiene la autoridad moral de haber saldado la primera campaña en la que estuvo en ejercicio con el salto a la Primera RFEF. Una categoría a la que encima llegó por vía de confeccionar un plantel que fuera fiel a su filosofía: jugadores de perfil bajo y poco renombre, pero muy comprometidos.

Entretanto, a Pina le respaldan sus bastos conocimientos y todos los éxitos que ha conseguido en el mundo del fútbol y el apoyo del propio presidente Ramos, quien es consciente de ellos y de que se está saliendo uno de los jugadores que llevó al plantel en calidad de representante: el delantero sueco de sólo veinte años Zeidane Inoussa, cedido por el Stade Malherbe Caen de la Primera de Francia.

El tema está en que aunque Pina no presenta cargo alguno en el Real Murcia cada vez tiene más funciones y encomiendas. Y eso irrita a Molina, quien juega con la baza a su favor de que el contratado es él y de que Ramos no puede dejarle en la estacada después de que liderara la última gran alegría del conjunto grana.

La polémica está servida.