«Probablemente he sido mejor entrenador que padre»

0
1897
Entrenador
Quique Sánchez Flores, en rueda de prensa. /FOTO: GETAFE CF

El madrileño Quique Sánchez Flores fue objeto de una muy deliciosa entrevista en el rotativo El Mundo en los que cuenta aspectos desconocidos de su trayectoria vital que son muy del interés para el lector. Aprovechando la excepcional mejoría que ha presentado el Getafe CF bajo su mando, este que es un poco elitista, y se cuida muy bien de distinguir entre periodistas, que todo hay que decirlo, se vacía. Recuperamos aquí tres preguntas con sus respectivas respuestas. (SIGUE DEBAJO)

Mercado: A Bordalás se le escurre de los dedos su última ilusión de fichajes

¿Es mejor padre o entrenador?
Probablemente, mejor entrenador. Porque en los últimos 20 años le he dedicado muchas más horas a ejercer de entrenador que de padre. He aprendido más de entrenador que de padre.  Al final mi experiencia con mis hijos a veces me ha servido en un vestuario, y al revés. De hecho, ahora que mis hijos son veinteañeros, muchas veces, al hablar con un jugador, le digo: ‘te voy a decir lo que le diría a mi hijo en tal situación’. Tienen edades muy parecidas. Me gusta decirles la verdad, me gusta hacerles preguntas… A veces el jugador cree que el entrenador tiene todas las respuestas, y no, la mayoría de las veces las tienen ellos, pero para eso tienes que preguntarles.

 ¿Los futbolistas saben quién es y quién fue Quique Sánchez Flores?
Probablemente no. Es una pregunta que me hice mucho durante la transición entre jugador y entrenador. Pero tampoco es muy importante. Uno aprende a desprenderse de su condición de ex futbolista. Para que uno de mis jugadores me hubiera visto a mí tendría que tener más de 35 años, y a esas edades hay muchos ya retirados. Lo que vale es lo que somos hoy.

Hay quien dice: «Quique Flores, con ese discurso tan bien construido, tan famoso, etc…! y llega y contra el Madrid mete 11 tíos bajo el larguero, como quien dice».
Todos los sistemas, todas las opciones que uno elija para jugar al fútbol, son válidos. Hemos entrado en un momento en el fútbol en que pensamos que en el dibujo está todo. Mira, un cotilleo: en los dibujos tácticos que damos para las televisiones, nunca damos el bueno, siempre va una pequeña trampa. Lo más importante es lo que ocurre después del dibujo. Cómo ocupar los espacios, cómo atacar, cómo defender, las transiciones… Todo admite miles de variantes. Había un entrenador que decía: ‘En los entrenamientos yo coloco perfectamente a los jugadores, lo malo es que luego los cabrones se mueven’.