«Hay muchos motivos para disfrutar de la vida a pesar de tener una enfermedad cabrona»

Juan Carlos Unzué, víctima de la ELA, le da una emotiva charla a los jugadores de Osasuna. «En el momento que aparezca una derrota, un mal día, un momento en el que no sale nada, espero que os acordéis de mí, de un tío que hace cuatro días estaba jugando como vosotros»

0
1038

El navarro Juan Carlos Unzué, a quien se le diagnosticó ELA en junio de 2020, ha visitado hoy al Osasuna, equipo en el que paró y donde coincidió con el actual técnico Jagoba Arrasate. Y a petición precisamente del míster le dio una charla a los jugadores del conjunto pamplonica.

Unzué comenzó recordando sus primeros pasos en el fútbol profesional y dejó clara su enorme gratitud hacia equipo navarro. «Osasuna me dio la oportunidad de convertir mi hobbie en mi profesión. Tajonar se inauguró en el 82 y justo fue cuando firmé en mi primer año de juvenil», destacó.

Tras repasar un poco su trayectoria profesional (ejerció también como portero del Barça, Sevilla, Tenerife y Oviedo) y como técnico (tras ser segundo de Luis Enrique se aventuró en el Numancia, el Celta y el Valladolid), dejó una serie de importantes reflexiones  a los futbolistas.

«Animaros a que si tenéis una debilidad o problema importante que no sois capaces de solucionar, lo hagáis saber a alguien. Hay mucha gente a nuestro alrededor que nos puede echar una mano», les aconsejó a los futbolistas. No obstante, Unzué quiso dar un punto de vista positivo sobre su charla, sin que se queden con mal sabor por la situación en la que él pasa.

«En el momento que aparezca, y espero que tarde mucho, una derrota, un mal día, un momento en el que no sale nada, espero que os acordéis de mí, de un tío que hace cuatro días estaba jugando como vosotros, que hace dos estaba entrenando y que hoy está en una silla de ruedas», les recordó.

«No quiero que mi mensaje quede como algo triste. Justamente lo contrario. Hay muchos motivos para disfrutar de la vida a pesar de tener una enfermedad cabrona. Acordaros de mí para levantarse y a seguir», les pidió a los jugadores, antes de concluir con un mensaje de ánimo para el partido: «Venid de Villarreal con tres puntitos cojonudos».