Hernán ‘Valdanito’ Crespo, un argentino cuestionado en Brasil

El técnico atraviesa por su momento más difícil al frente de Sao Paulo. Tras lograr tan solo dos victorias en doce partidos se sitúan a 17 puntos del líder Palmeiras

0
44
Entrenador
Hernán Crespo se lamenta en el transcurso de un encuentro. /FOTO: VOI

El técnico argentino al frente de Sao Paulo brasileño atraviesa por su momento más difícil. Los resultados no llegan en el campeonato brasileirao. Tras lograr tan solo dos victorias en doce partidos se sitúan a 17 puntos del Palmeiras líder de la clasificación con 28 unidades. Hoy martes se la juega en la Copa Libertadores frente a sus compatriotitas del Racing de Avellaneda. En la ida quedaron empate a uno, todo lo que no sea ganar o empatar por al menos dos goles les apearía de la competición sin llegar ni tan siquiera a los cuartos de final y previsiblemente perdería el puesto.

Los problemas económicos como justificante

El ex afamado delantero se agarra a las dificultades financieras que está atravesando el club paulista para explicar su pobre rendimiento en la competición doméstica “Dinero no tengo y si no tienes dinero se precisa trabajar mucho y para eso se necesita tiempo. Tenemos mucho que mejorar, pero sin dinero los tiempos son más largos”.

Desde dentro son conscientes de la situación “Sabemos perfectamente la situación del equipo de la que todos hablan. Llevo 30 años en el futbol y se perfectamente que falta y que tenemos que mejorar”.

Desde la entidad los mensajes de apoyo al preparador argentino son unánimes. El presidente el conjunto tricolor así lo manifestó “Estamos trabajando para reconstruir el club. Reorganizar y saldar deudas a corto plazo. La planificación continua con serenidad y hay pleno apoyo de la junta directiva a Hernán”. A pesar de las palabras de apoyo del máximo mandatario, todos sabemos que este tipo de comunicados suelen ser el preludio de una destitución.

Esta noche ‘Valdanito’ Crespo podría salvar en cuello si el resultado le acompaña. Pero cuanto más podrá alargar la agónica situación que está viviendo con el histórico conjunto de Morumbi. Tras una irrupción meteórica en el futbol brasileño en la que solo fue derrotado en una sola ocasión en los dieciocho primeros partidos que dirigió a los paulistas ahora la situación es antagónica y todo apunta a que tan solo cinco meses después de aceptar el cargo, deberá de hacer de nuevo las maletas.